SEO creativo

SEO creativo son dos palabras cuyo significado se complementa y se ayuda a posicionar un sitio web, comenzando por darle visibilidad en Google, y posteriormente a que se una al ritmo ascendente de lo que aparece en la lista de búsquedas que realizamos en el buscador por excelencia: Google.

 

Pero esto tan sencillo de definir con palabras, ¿se realiza así de fácil? Google no posiciona cualquier cosa. Y aquí, la parte técnica más que la visual es importante. Un sitio web puede estar realizado con un diseño, uso de tipografías, color, todo armonizado y lleno de vida. Pero nuestro querido buscador tiene sus propios requerimientos que, por supuesto van acompañados del número de visitas que recibimos, y también desde dónde nos han encontrado. Acaso no se va tanto el ejemplo offline del comercio que realiza un reparto masivo de folletos para darse a conocer: a mayor difusión más posibilidades de recibir vivitas de posibles clientes. ¿Cómo se reparten folletos en el mundo online? 


Disponemos de las Redes Sociales, presumiblemente del blog que tenemos instalado en nuestro sitio web, quizás nos hemos lanzado con el formato digital del catálogo inteligente que ya ofrecen algunas empresas, y con todo, disponemos de un básico nivel de comunicación en Internet, que no solo depende de lo bonito que esté nuestro sitio web. Cierto es que, esta web debe de contener unos modos de escritura que para Google se llaman SEO, y esto propicia que el buscador nos encuentre y según su valoración, nos de visibilidad y posteriormente posicionamiento. 


El posicionamiento orgánico es el posicionamiento natural que ofrece un sitio web que, desde que se ha creado y publicado en Internet, pueden pasar varios meses hasta que Google lo comienza a considerar. A partir de este hecho, podemos añadir una inyección de posicionamiento utilizando recursos de pago que, por ejemplo, el propio Google ofrece. Esto es, básicamente pagar para que determinadas palabras clave, al ser buscadas, sean más fácilmente localizadas y relacionadas con nuestra web publicada. Este factor no tiene un precio estandard sino que depende de qué palabras son. Pues si se trata de un producto o servicio muy genuino, seremos prácticamente los únicos que lo vendemos, y por ello no hay competencia, por lo tanto el precio es menor. Pero si se trata de algo que ofrecemos, cuyo ámbito es general, el precio de esas palabras clave es mayor, debido a la competencia existente. 


Ante estas métricas, proponemos en esta entrada lo que denominamos el SEO CREATIVO. Esto significa que no debemos centrarnos únicamente en el sitio web, ni tampoco en la creación de contenidos en el blog, sino que, como apuesta total, debemos crear más allá de nuestra web, un trabajo creativo de comunicación digital que compartiremos en las Redes Sociales: catálogo o magazine digital, elementos multimedia insertados en Facebook, compartidos en Twitter, y elementos audiovisuales para nuestro Canal de Youtube.


Ya no se trata, pues, de creación de contenidos escritos, sino de la creatividad que aplicamos en otros ámbitos más allá de la escritura, y todos ellos llevan a nuestra web, pero hacen de satélites de nuestra comunicación de empresa, haciendo que nuestro negocio sea una marca cuya mejor reputación es la diversidad de modos de comunicación, y por supuesto, algo que nos cuesta: continuidad.